miércoles, 15 de octubre de 2014

EL PORQUÉ DE LA CONJETURA



¿Acaso es porque
la sospecha habita en
nuestro intelecto?