viernes, 25 de abril de 2014

EN EL VACÍO PERSONAL



¡Qué fácil es
ignorar nuestra propia
incompetencia!